El estreñimiento

El estreñimiento se define como un cuadro caracterizado por una reducción en el número (menos de tres veces semanales) y peso normal de las deposiciones y con frecuencia se asocia a un endurecimiento de las heces. Sus síntomas principales son molestias gastro-intestinales, flatulencia, hinchazón abdominal o defecación dolorosa entre otras.

El estreñimiento afecta  cada vez a más población debido al tipo de alimentación y al estilo de vida. Las posibles causas son beber poco agua, llevar una vida sedentaria, tomar alimentos refinados, quitar la piel de la fruta, no tomar legumbres…y si a esto le añadimos aguantarnos la necesidad de ir al baño y apenas dedicar tiempo cuando vamos por el estilo de vida ajetreado tenemos una gran probabilidad de sufrir estreñimiento.

El estrés tampoco ayuda y puede afectarnos en la motilidad intestinal, por eso practicar actividades en la semana que nos relajen como caminar o hacer meditación pueden servirnos, también un buen descanso es necesario para disminuir el estrés.

A continuación se indican unas recomendaciones nutricionales para evitar el estreñimiento, además de tener en cuenta la importancia de practicar actividad física moderada a diario y establecer unos horarios  fijos para ir al baño:

  • Tomar un mínimo de 3 raciones de fruta al día: debe tomarse la fruta cruda y entera, y siempre que sea posible con la piel.
  • Tomar frutos secos al menos una vez a la semana.
  • Tomar un mínimo de 2 raciones de verduras al día (al menos una vez al día la verdura debe tomarse cruda, ejemplo, ensaladas).
  • Tomar legumbres de 2 a 3 veces por semana (lentejas, garbanzos, judías, guisantes).
  • Es preferible que los cereales y derivados sea integrales.
  • Tomar patatas asadas o hervidas con piel.
  • Tomar 2 litros de agua al día (en caso contrario la fibra no actúa, o incluso puede ser dañina).
  • Evitar el té.