La imagen corporal

La imagen corporal es la representación mental que cada persona tiene sobre su propio aspecto físico.

Cada vez es más común en la población joven un rechazo al cuerpo que conlleva a una no aceptación de su fisionomía y a veces a una distorsión de su imagen corporal. La distorsión ocurre cuando nuestra imagen corporal no se corresponde con la realidad. Y no sólo las personas que presentan un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) pueden tener dicha distorsión.

La distorsión de la imagen corporal trae como consecuencia un profundo malestar y lleva a la persona a sentirse con baja autoestima lo cual acaba afectando, en la mayor parte de las veces, a la forma de alimentarse. En muchos casos hay una restricción alimentaria, prohibición de alimentos, ayuno y conductas purgativas, todo ello no justificado y perjudicial para la salud.
Es recomendable trabajar con la imagen corporal a través de ejercicios para hacer más consciente la figura física real, como por ejemplo el test de las siluetas, siempre de la mano de un profesional como un psicólogo, psiquiatra o nutricionista.

Generalmente existe más distorsión con una parte específica de nuestro cuerpo. Es beneficioso practicar actividad física de forma moderada para tener más conexión con nuestro físico, pero también es importante aceptar las formas de nuestra silueta para no vivir con una frustración continua.

La forma de alimentarnos también afecta a nuestro estado de ánimo, si tomamos alimentos de gran calidad nutricional (como verduras, frutas, legumbres…), hacemos varias comidas a lo largo del día no copiosas y variamos las comidas, entre otros aspectos, tendremos mejor ánimo y estaremos más a gusto con nosotros mismos. Como consecuencia tendremos una imagen corporal más objetiva y una mayor aceptación.

Facilito una dirección web para la prenvención de anorexia y bulimia:

masqueunaimagen.com